PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña

100 Ultimas

x fechas

X FECHA


PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña

x orden alfabetico

Faltan por etiquetar unos 300 articulos de los mas de 1000 publicados.
Los tengo que ir etiquetando , poco a poco.

Etiquetas

X ORDEN ALFABETICO


PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña

Enlaces

NUEVAS TECNOLOGIAS

*

*

PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña

+VISTAS

+ vistas


PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña

PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña

varios

TERCERA (o de ORO) de Las 5 leyes fundamentales de la estupidez Humana (Carlo M. Cipolla )

Una persona ESTUPIDA es aquella que causa perdidas a otra o grupo de personas sin obtener ninguna ganancia para si mismo e incluso incurriendo en perdidas".








PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña






s2t2 -RIA, ¿el fin de los navegadores?

RIA, ¿el fin de los navegadores?

Con el aumento de aplicaciones manejables directamente en la Red, los navegadores se encuentran cada vez más sobrecargados

Internet se está comiendo al PC y los ordenadores trasvasan en estos momentos la mayoría de sus funciones a la Red y también las tareas de almacenamiento de sus datos, que se guardan en los más diversos servicios. Pero esta polarización hacia el medio "online" está sobrecargando a los navegadores, que se ven cada vez más forzados a realizar multitud de tareas a un mismo tiempo. Ante este panorama, las Aplicaciones Ricas de Internet (RIA) se erigen como principal solución. De momento, empresas como eBay, AOL o Nasdaq, y sitios web como Tuenti, utilizan esta tecnología puntera para facilitar nuevas herramientas a sus usuarios.

  • Por ALBERTO DE LAS FUENTES SUÁREZ
  • 29 de septiembre de 2008

El navegador se colapsa

- Imagen: Zoltan Sasvari -

Hace 15 años, Internet era algo que sólo manejaba en España algún departamento avanzado de alguna universidad. Por aquel entonces, había tan pocas direcciones url que se publicaban en un listado en papel, como un cuaderno de unas pocas páginas. En ese preciso momento apareció una novedad radical llamada Mosaic.

Era el primer navegador gráfico digno de tal nombre y gracias a él se popularizó el "navegar" por la Web mediante el uso del hipertexto (los enlaces subrayados en azul) e incluso la posibilidad de ver fotos. Así, para octubre de 1995 ya existían 200 sitios web en todo el mundo. Y en España se contaba con un par de empresas pioneras en Madrid y Barcelona, Goya Servicios Telemáticos y Compuserve.

Desde entonces, la esencia de los navegadores sigue siendo la misma. Tras Mosaic llegaron nuevos programas: NavigatorInternet ExplorerFirefox,Safari y el reciente Chrome. Todos ellos son muy similares en concepto a Mosaic: cuando el usuario realiza alguna acción, el navegador envía una petición de información al "servidor" web (de ahí su nombre) y éste le responde enviando una nueva información.

Los servicios en la Web son cada vez más complejos; ofrecen más datos y más posibilidades de interactividad, con lo que ponen al navegador al límite de su capacidad

La continua evolución ha hecho que los modernos navegadores sean cada vez más rápidos y que manejen enormes cantidades de información en cada intercambio. Gracias a ellos, más de mil millones de personas en todo el mundo navegan por Internet. Sin embargo, en los últimos tiempos se han ido encontrando con una dificultad creciente.

Los servicios en la Web son cada vez más complejos; ofrecen más datos y más posibilidades de interactividad, con lo que ponen al navegador al límite de su capacidad. Como han explicado numerosos analistas, el navegador tiende a sustituir al sistema operativo y la Red al disco duro del ordenador. Esto implica que el intercambio de datos para algunas operaciones empiece a ser inmanejable.

Numerosos usuarios cuelgan sus fotos en álbumes en Internet y las editan allí, o escuchan música de emisoras personales como Lastfm, a las que el usuario puede educar para que le ofrezcan la música que desea oír. O ven vídeos y trabajan en documentos compartidos almacenados en la Red, con herramientas de trabajo colectivo como Google Docs.

Todas estas posibilidades son asombrosas, pero exigen un envío constante de datos entre el ordenador del usuario y el servidor donde está la aplicación. Lo que significa más trabajo, demasiado trabajo, para los servidores, para la Red y sobre todo para los "viejos" (conceptualmente) "nuevos" (en funcionalidades) navegadores.

Nuevas tecnologías

Se trata de herramientas que descargan de una sola vez toda la información necesaria para que el trabajo se realice de forma fluida

Para sortear este problema, en los últimos tiempos ha surgido una nueva forma de trabajar en la Red bajo la denominación Rich Internet Applications (Aplicaciones Ricas de Internet). Se trata de herramientas que descargan de una sola vez toda la información necesaria para que el trabajo se realice de forma fluida, sin que deban enviarse una y otra vez paquetes de datos del ordenador del usuario al servidor y vuelta.

Varias tecnologías permiten ya a programadores y empresas crear sus propias herramientas RIA. Así, hoy en día existen AjaxAdobe AirGoogle Gears, o Microsoft Silverlight. Con ellas se desarrollan diferentes programas que descargan de trabajo a los servidores web. Además, el futuro estándar HTML5 tiene previsto el uso intensivo de las RIA.

¿Quién usa las RIA?

Uno de los grandes usuarios de estas tecnologías, por ejemplo, eseBay. Así, cuando se realiza la búsqueda de un producto, eBay no descarga una simple página web con el resultado de la misma, sino una auténtica aplicación con varias librerías llenas de información. Esto permite, como usuarios, por ejemplo, filtrar los resultados de la búsqueda de diferentes formas, o comparar unos productos con otros.

Pues bien, ninguna de estas acciones implica un nuevo tráfico con la web de eBay, porque tanto la herramienta como la información están ya descargadas en el navegador. Resultado: los procesos son más rápidos, más flexibles y más baratos.

AOL (America Online), uno de los pioneros en Internet (nació en 1983), ha utilizado la tecnología Adobe Air para crear una herramienta que permite coleccionar y reproducir los vídeos musicales más populares (Top100videos). Con ella, el usuario tiene toda la información almacenada localmente, en su propio ordenador.

Esto permite reproducir los vídeos en cualquier momento, rebobinarlos hacia adelante o hacia atrás o enviarlos a cualquier amigo, nuevamente sin que se produzca un continuo intercambio de ficheros entre el usuario y los servidores de AOL.

Nasdaq hace lo propio. En este caso, el mercado bursátil estadounidense, que opera de forma totalmente automatizada, sirve numerosos datos a los inversores, "brokers" y empresas que negocian en él. Recientemente desarrolló una nueva herramienta de análisis, en apenas dos meses, que ofrece nuevas funcionalidades.

Básicamente, lo que hace es descargar todos los datos disponibles en el momento al navegador del usuario. Éste puede luego crear gráficos, estructurarlos, revisar una u otra variable y comparar tablas para decidir cuál es la mejor forma de manejar sus inversiones. Las posibilidades son casi infinitas y utilizarlas en ningún caso supone saturar los servidores de Nasdaq o hacer más lentas las operaciones.

Discovery Channel tiene otra aplicación interesante: Discovery Earthlife. En ella se muestra un globo terráqueo que puede ser girado a voluntad en cualquier dirección. Sobre ese globo se pueden añadir capas de información ("layers") sobre fenómenos meteorológicos. Por ejemplo, las corrientes oceánicas o las precipitaciones.

La cantidad de datos ofrecidos, incluidos vídeos y ventanas que se abren al pinchar en diferentes zonas del planeta, es asombrosa. Y, nuevamente, toda la información está ya descargada en el navegador del usuario, haciendo innecesario que cada vez que se modifique la aplicación o se gire el globo sea necesario enviar y recibir datos.

Y es sólo el principio

Muy pronto se oirá hablar de miles de sitios web utilizando RIA y multiplicando su potencial con esta tecnología. Así, entre las web que ya trabajan con RIA se encuentran algunas tan famosas comoTuenti. Con ello permiten mejorar las experiencias de sus usuarios, facilitar el manejo de entornos ricos en datos y proporcionar mayores posibilidades. Lo mismo hace Odeo, un buscador sólo de vídeos y audios que pretende ocupar un lugar entre Google y Youtube.