PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña

100 Ultimas

x fechas

X FECHA


PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña

x orden alfabetico

Faltan por etiquetar unos 300 articulos de los mas de 1000 publicados.
Los tengo que ir etiquetando , poco a poco.

Etiquetas

X ORDEN ALFABETICO


PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña

Enlaces

NUEVAS TECNOLOGIAS

*

*

PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña

+VISTAS

+ vistas


PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña

PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña

varios

TERCERA (o de ORO) de Las 5 leyes fundamentales de la estupidez Humana (Carlo M. Cipolla )

Una persona ESTUPIDA es aquella que causa perdidas a otra o grupo de personas sin obtener ninguna ganancia para si mismo e incluso incurriendo en perdidas".








PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña






Internet está cambiando las mentes



A los 35 años, Friedrich Nietzsche apenas podía escribir. De frágil salud, le dolía horrores fijar la vista en el papel. En 1882, recibió en su casa una Malling-Hansen, una precursora de las máquinas de escribir con forma de bola.


 Gracias al artilugio, el filósofo alemán volvió a plasmar sus ideas. De esa máquina saldrían sus mejores obras, como Así habló Zaratustra,Más allá del bien y del mal Ecce homo. Pero su literatura había cambiado. Como el propio autor reconoció a un amigo, su estilo se había hecho más telegráfico y, como si el hierro de las teclas se hubiera colado en la mente del escritor, más contundente y duro.


 La tecnología estaba modulando su mensaje, al estilo del aforismo de Marshall McLuhan de que el medio es el mensaje. Un siglo después, internet parece estar haciendo lo mismo, esta vez a millones de personas. Pero el resultado no está siendo tan fructífero. Según el estadounidense Nicholas Carr, el sinfín de estímulos que llegan al cerebro desde la red nos está haciendo unos superficiales.


Carr ha publicado esta semana la obra Superficiales¿Qué está haciendo Internet con nuestras mentes? (Taurus Pensamiento). Editada en inglés el verano pasado, está generando una gran polémica tanto en EEUU como en Europa. 


El autor sostiene en la obra que la red, tan llena de ventajas, está alterando nuestras habilidades cognitivas. Haciendo un repaso por la historia de la tecnología, desde la invención del reloj hasta el libro, pasando por la bola de escribir de Nietzsche, muestra que cada una de ellas ha dejado su huella en la mente. Apoya el repaso con los más recientes experimentos en el campo de la neurología. 


Su conclusión es clara: internet, la última gran tecnología, está debilitando algunas de las funciones cerebrales más elevadas, como el pensamiento profundo, la capacidad de abstracción o la memoria.
El riesgo al delegar la memoria es «empezar a perder la humanidad»
El autor parte de una idea que ya planteó en un célebre artículo en la revista The Atlantic en 2008. Con el provocador título¿Nos está haciendo estúpidos Google?, relataba su incapacidad personal para concentrarse. 


El libro, de hecho, es una extensión de aquella idea. "Solía ser muy fácil que me sumergiera en un libro o un artículo largo. Mi mente quedaba atrapada en los recursos de la narrativa o los giros del argumento, y estaría horas surcando vastas extensiones de prosa. Eso ocurre pocas veces hoy. Ahora mi concentración empieza a disiparse después de una página o dos. Pierdo el sosiego y el hilo, empiezo a pensar qué otra cosa hacer", escribe en el primer capítulo de la obra. 


Él culpa a internet de su despiste. Ya no se concentra. Cuando está delante del ordenador leyendo un artículo, cada poco tiene que dejarlo para revisar el correo o para enviar un mensaje. Peor aún, cuando vuelve al texto, lo ojea por encima y se pierde en una marea de enlaces. Y no es el único al que le pasa.

Modelo más abierto

Un experimento realizado por el diseñador web Jakob Nielsen muestra que se surfea por el contenido de un sitio antes que leerlo en profundidad. Colocó a 232 voluntarios una minicámara para registrar sus movimientos oculares y los puso ante un texto online. Casi ninguno leyó línea tras línea. En realidad, leían el primer párrafo, después escaneaban la parte derecha de la página, se detenían en las líneas centrales y volvían a surfear por la página. Es todo lo contrario a lo que se hace con un libro.
"Es el eterno miedo a lo nuevo", replica un investigador




Carr sostiene que la red incentiva un tipo de lectura superficial. La consecuencia es que entrena la inteligencia visual-espacial pero, a cambio, debilita el procesamiento profundo. Hay, sostiene, una relación directa entre el número de enlaces y la comprensión por culpa de la sobrecarga cognitiva.
Sin embargo, el consultor y especialista en nuevos medios Juan Varela asegura que "ninguna tecnología nos hace más estúpidos, pero los problemas abundan al utilizarlas ahora y antes. Las tecnologías digitales ponen a disposición de los ciudadanos un modelo más abierto, participativo, social y eficiente de gestión de la información, pero a menudo faltan criterios claros para aprovecharlo. Ahí está el principal problema. 


La clave no es la tecnología, sino tener la destreza y la voluntad adecuadas para aprovecharla". Sería entonces cuestión de una falta de entrenamiento.
Carr apoya su tesis en la neuroplasticidad. La moderna neurología considera probado que el cerebro se ve modificado por el proceso de adquisición de una nueva destreza y por su propio ejercicio. Además, sigue generando nuevas neuronas y conexiones entre ellas, sinapsis, a lo largo de toda la vida. 


Según la neuróloga Maryanne Wolf, fueron los sumerios, inventores de la escritura, los primeros en establecer intensas interconexiones entre las áreas del cerebro relacionadas con la visión, la conceptualización, el análisis espacial y la toma de decisiones. Su obra la completarían los griegos al perfeccionar el alfabeto creado por los fenicios. Esto supuso el paso de la tradición oral a la escrita.
La tecnología que ha modelado al ser humano es el libro, según el autor
Para el autor, la gran tecnología que ha modelado al ser humano moderno ha sido el libro. A comienzos del primer milenio, aparecieron en Europa las primeras gramáticas. La abigarrada escritura continua dejaba paso a frases y palabras separadas y acentuadas. 


Por primera vez, se hacía para los ojos y no para los oídos. Aunque supuso el fin de los escribas y lectores oficiales, este cambio hizo posible la escritura en privado, liberando la inventiva, el pensamiento alternativo y hasta el herético. Pero también permitió la lectura en profundidad, la desconexión del mundo que nos rodea


La invención de Gutenberg generalizó el cambio. Ahora, 550 años después, "la imprenta y sus productos están siendo desplazados del centro de nuestra vida cultural hasta los márgenes", escribe Carr, por los medios electrónicos.
El neurofisiólogo del Neurocom de la Universidad de A Coruña y experto en neurociencia computacional Xurxo Mariño reconoce que la tecnología y la cultura modelan el cerebro. El problema es saber cuánto, cómo y si tendrá continuidad. "Es poco probable que internet produzca una modificación evolutiva", explica.
A corto plazo se deberían dar dos factores conjuntamente. Por un lado, un uso cultural que modifique el sistema nervioso. Es lo que podría estar ocurriendo con internet. "Lenguas diferentes, por ejemplo, crean mentes distintas". Pero falta descubrir la existencia de genes con una susceptibilidad previa que puedan aprovechar esta nueva tecnología y que se prolonguen en sucesivas generaciones.
Un experto en la red señala que la clave es tener destreza con la tecnología

Cambios culturales

Entre las capacidades que deterioran internet estaría la memoria. Delegamos cada vez más en calculadoras, móviles y otras máquinas datos e informaciones que recordar. Muchos han recurrido a la metáfora de ver la mente como un ordenador y a internet como una gran memoria colectiva.




 El problema aquí, según Carr, es que la memoria biológica no es como la artificial. Cada vez que se recupera un recuerdo, este se recrea en una especie de fitness cerebral. Sin el ejercicio, las sinapsis neuronales se encogerían. El riesgo que corremos al delegar lo más humano, como el pensamiento y el intelecto en los ordenadores, dice Carr, "es el de poder empezar a perder nuestra humanidad".
"Son argumentos tan viejos como el tebeo", alega el profesor de filosofía de la ciencia en la Universidad Autónoma de Barcelona, David Casacuberta. Este investigador del impacto social y cognitivo de la tecnología recupera un pasaje del Fedro de Platón para desmontar los miedos de Carr. Precisamente, el mismo pasaje que recoge el autor en su libro. En él, el rey Thamus reprocha al dios Thot que haya concedido la escritura a los humanos. "Implantará el olvido en sus almas", dice Thamus. Pero la escritura nos dio nuevas habilidades. "Es el eterno miedo a lo nuevo", añade Casacuberta.
El profesor coincide con Carr en que internet está desplazando a otros medios culturales, como el libro. Pero niega que tenga que ser perjudicial. "Nuestro cerebro no funciona secuencialmente, página a página, sino enlazando conceptos, como los hiperenlaces en internet".

"Habrá una rebelión contra la red"

Nicholas Carr. Autor de ‘Superficiales’ 
La tecnología del libro provocó cambios positivos en el cerebro. ¿Por qué no internet?


Los provoca. Hay evidencia de que a medida que se pasa más tiempo en línea se fortalecen habilidades visuales. Pero, al mismo tiempo, parece debilitar la capacidad para la contemplación y la atención, que son importantes para el pensamiento conceptual, crítico y creativo.


El malabarista mejora con el entrenamiento. ¿No podría ocurrir lo mismo con la multitarea?


La habilidad en la multitarea afecta a varios procesos cognitivos más profundos. En el libro cito al neurocientífico Jordan Grafman: “Cuanta más multitarea, seremos menos deliberativos, menos capaces de pensar y razonar”.


¿Qué ocurrirá cuando los niños de hoy sean adultos?


Los efectos sobre jóvenes y viejos son los mismos. Creo que la distinción entre nativos e inmigrantes digitales es una ilusión.


¿Darán marcha atrás como usted pide en el libro?




Asistiremos a una rebelión contra la hegemonía cultural de internet.  
30 Comentarios
  • zora
    #1VotaVotaDenunciar
    6izora30-01-2011 12:01
    No estoy de acuerdo. Internet ha conseguido que la oferta cultural esté disponible para muchos más casi en cualquier parte del mundo, o más bien en cualquier parte de los mercados llamados libres.
    Una pregunta para los expertos que quieren que se consuma cultura con más atención, ¿que posibilidad real hay de que un currante, después de ocho o diez horas de trabajo, se ponga a leer a Nietzsche? Igual que digo currante, me refiero a otra gente. Los expertos son necesarios, pero deben reconocer que viven en su mundo académico de cristal, alejados de la realidad de mucha gente, a la que se acercan para hacer un estudio o test que demuestre sus últimas teorías.
  • Rubio
    #2VotaVotaDenunciar
    10iRubio30-01-2011 12:15
    Pues si está cambiando las mentes y es un acícate para no dejarse manipular por los demás medios controlados por el sistema, BIENVENIDO INTERNET Y POR MUCHOS AÑOS,
  • Lumpenproletario
    La inmensísima cantidad de información a la que se puede y, en ocasiones, se debe acceder está provocando que no reflexionemos ni retengamos aquello que leemos. Cada vez más, cada vez con mayor profundidad.
    Eliminamos las contradicciones reduciendo el mensaje a dos líneas (titular y negrita). La enorme cantidad de mensajes que recibimos día a día provocan que ni recordemos ni nos planteemos incoherencias.
    No hay tiempo para leer todo ni tiempo para discutir nada. Además, esto se hace inútil cuando necesitas invertir horas en llegar a una conclusión y segundos para que el tema se olvide.
    Internet hoy actúa como una droga para el grueso de la población.
  • zora
    #4VotaVotaDenunciar
    6izora30-01-2011 12:35
    @Lumpenproletario Estoy de acuerdo en que la cantidad de información es abrumadora, pero los que filtran y van a lo que les interesa, están haciendo un uso más eficaz del medio.
    Además, hoy en día no estaríamos debatiendo entre nosotros sobre cultura y medios si la web no existiera. Ten en cuenta que seguramente estemos a miles de kilómetros de distancia uno del otro, y aquí estamos, habiendo elegido leer este medio por la web y no otro. Internet puede ser tan enriquecedor o más que otros medios, el tiempo lo dirá...
  • Geddes
    #5VotaVotaDenunciar
    0iGeddes30-01-2011 12:41
    Lewis Mumford, uno de los intelectuales más lúcidos del siglo XX, dedicó buena parte de su obra a analizar la relación entre los hombres y las máquinas. A este respecto no ha legado una frase que ilustra perfectamente el peligro de la excesiva fijación en los sustitutos mecánicos y tecnológicos: "Demasiado aburrida para pensar, la gente leía; demasiado cansada para leer, podía ir al cine; incapaces de ir al cine, podían encender la radio; en cualquier caso, podían evitar la llamada a la acción...Y como la máquina misma se convirtió, por así decirlo en más activa y humana, reproduciendo las propiedades orgánicas del ojo y del oído, los seres humanos que empleaban la máquina como escapatoria han tendido a hacerse más pasivos y mecánicos". Esto lo dijo Mumford, en 1932, cuando internet no era ni siquiera un sueño, pero se ha cumplido su profecia y muchas otras. (pensamientosmumfordianos.blogspot.com)
  • adamwest
    Pues al tal Lewis Mumford creo que le movia, al igual que a los redactores de este artículo, más el miedo, la ignorancia y el prejuicio que el método científico.
    De hecho, supone o da la impresión que supone, que los internautas no cogen libros o estudian o realizan otras tareas. Es, igual que el último comentario #5, una simplificación como el tal Lewis Mumford, suponiendo que las personas solo piensan, o solo leen o solo van al cine... o solo navegan por la red.
    Obviamente en la red se ha de filtrar mucho más, pues la cantidad de información es tan basta, y entre ellas encontramos tanta que es inservible, erronea o poco interesante, que se hace necesario leer todo pero no creerse apenas nada, reteniendo las pistas esenciales y los índices que nos llevaron a esa información, con el fin de recuperarla en el momento que la necesitemos.
    Y eso no implica que los internautas no leamos libros con autención y comprensión. Como bien dice la noticia, otros expertos discrepan, y no es para menos, porque lo que promulga este artículo es demagogia pura y dura.
  • adamwest
    Perdón, no quise decir redactores del artículo, lapsus matutino. Quise decir el escritor del libro.
  • Hero of Time
    No ataqueis a este hombre solo porque no seais capaces de entender lo que dice.
    A dia de hoy, negar los muchos elementos negativos de internet y defenderlo a muerte es absurdo. Vale que internet tiene cosas muy buenas, pero tambien muy malas.
    Esta atrofiando al ser humano en muchos sentidos. por ejemplo en sus relaciiones sociales, en su cultura, en sus habitos.
    Fijaos en el hecho de escuchar musica como ha cambiado en los ultimos años. Antes te comprabas un disco y por fuerza tenias que escucharlo, lo valorabas mucho mas puesto que el acceso a los discos estaba mucho mas limitado. Escuchando el disco a lo largo del tiempo encontrabas canciones que en las primeras escuchas no hubieras sabido apreciar, comprendias el disco en si. Ahora no, ahora con Spotify y medios similares hemos hecho de la musica un producto efimero de consumo ultra rapido. No conozco a nadie que utilice Spotify que escuche discos enteros y a lo largo de un tiempo. Ahora siempre se va a los singles, a las canciones mas pegadizas, el resto son desechadas, incluso conozco gente que es incapaz de escuchar canciones enteras, cuando va por la mitad de la cancion ya esta pensando en la siguiente, Esto atrofia la musica, al igual que al ser humano.
  • zora
    #9VotaVotaDenunciar
    0izora30-01-2011 13:03
    El aburrimiento es un fenómeno del capitalismo, y creo yo una de sus armas más eficaces.
    Cuando salgo de Madrid para visitar a la familia en un pueblecito más al sur, ves que en estas partes del mundo no existe el aburrimiento, la gente puede pasar horas sentada a la puerta de casa sin hacer nada, o mirando el fuego de la chimenea, cuando podrían estar pensando en lo aburridos que están. Esta paz con uno mismo en la inactividad es más interesante que cualquier teoría sobre los medios.
  • El Mejillon Suicida
    Culpar a internet de no tener pensamientos profundos suena a "mi perro se ha comido mis apuntes, profe."
  • adamwest
    #8 Pues di que no lo conoces tu, no que no existan. Yo, gracias a internet, no solo ahora oigo discos enteros, sino que me hago CDs con toda la discografía del grupo, lo pongo en el coche y se tira una semana dando vueltas, y oigo no solo un album sino toda su carrera. Además, tengo acceso a infinidad de música mucho más allá de los tristes superventas a los que nos tenían condenados los 40 principales.
  • adamwest
    #8 Es más ¿Tú que sabes si lo entendemos o no? Por mi parte perfectamente, no me he 'quedao tonto' con el internet.
  • Inaki Kemasda
    En mi opinión vemos el tema con un poco de miopía. Calificamos a internet con términos absolutos: es mala... es buena... etc... lo que nos lleva a la sobregeneralización e incluso un poco a la personificación de internet. Internet es una herramienta, y como tal inerte, y sus efectos dependen del uso que nosotros le damos. En internet podemos leer libros enteros o leer solo twits de 140 letras. Podemos pasar horas y horas escuchando discografías y haciendo rutas por la historia de la música o solo buscando melodías pegadizas en youtube... y un largo etcétera, ya me entendéis. Yo veo a Internet como la herramienta de comunicación más potente jamás inventada, porque además de ser la mayor y más diversa base de datos, permite la comunicación bidireccional y sin filtros, cosa que la radio y la televisión no permiten. Internet, si los gobiernos no meten mano en ella, va a configurar, y ya lo está haciendo, el intercambio de información del mañana. Para mi es un invento comparable a la imprenta en importancia
  • mediterraneo
    Para empezar, quien quiera leer un poquito más sobre Carr tiene en el Babelia (El País) de ayer una buena entrevista, aparte de otros artículos sobre el tema. Partiendo de que las cosas no son buenas o malas per se, también entiendo que influyen y pueden hacerlo a todos los niveles. Por ejemplo, utilizando opiniones (con todo respeto, obviamente) del interesante comentario de #13 (en este momento el último escrito), dice que Internet es una herramienta, y como tal inerte,..., bien yo ahí discrepo, pues creo (con Carr en este caso) que la tecnología (toda, desde la escritura a la imprenta y de ésta a internet) no es neutral, ni social ni individualmente. Otra frase, Internet, si los gobiernos no meten mano en ella,..., con todo respeto nuevamente, me parece una ingenuidad porque ¡ya lo están haciendo!. Pero yendo más al fondo, yo sí estoy de acuerdo con varias de las ideas que expone Carr (de hecho cosas así ya las había pensado, pero sin expresarlas en lenguaje, como él ha hecho), por ejemplo, su distinción de comunicación y luego información, pero sin olvidar que luego están funciones como la formación, el conocimiento y la acumulación del mismo (la memoria), el análisis e interpretación de tal/es conocimiento/s y, por fin, pensar, algo intrínsecamente necesario, tanto más en el complejo mundo actual (como bien dice el filósofo Emilio Lledó). E internet, con sus múltiples lucecitas de colores que nos incitan continuamente a links y a navegar y navegar, golosas tentaciones, supone una actividad que, en el mejor de los casos, dificulta la reflexión y, consecuentemente, la profundización. Su uso, además, crea, más o menos, cierta adicción, y conlleva una rutina, su propia rutina, que, como tal crea hábitos basados en la propia naturaleza de la herramienta. Bien, no me quiero extender. Yo leo libros y estoy en internet y, en último extremo, hablo por mi experiencia. El tema me parece muy interesante y, con discrepancias y acuerdos, he disfrutado leyendo estos primeros 13 comentarios.
  • Stark
    #15VotaVotaDenunciar
    3iStark30-01-2011 15:07
    Culpar a internet es como culpar a la pistola de un asesinato. Me gustan los comentarios de Inaki Kemasda y Hero of Time, pero también entiendo el punto de vista de adamwest. El caso es qué educación tiene cada uno a la hora de utilizar la tecnología. En mi caso particular, creo que si no hubiera conocido el discman y hubiera escuchado los cds con tanto detenimiento, seguramente en Spotify no tendría el hábito de poner un disco entero sin fiarme mucho de la popularidad de las canciones (hábito que estoy perdiendo). Pero, qué pasa con quien ya ha nacido con la facilidad de internet?
  • LaHorquilladelHereje
    Nicholas Carr, que se preocupe de su lectura que yo leere como quiera, pero que no le de ideas a los que quieren pesar por los demás.
  • Hero of Time
    #11 Siempre hay excepciones, y mas en sociologia,y precisamente las excepciones son las que confirman la regla. Vale que tu si que escuches discos enteros, y habrá otros tantos que lo hagan. Pero desde ya te digo que hay multitud de gente que ha cogido este habito de escuchar musica y eso es innegable. Y te lo digo yo, que todo la musica que escucho es bajada de internet. Además, esto que pasa con la musica es solo un ejemplo de como afecta el poder de internet a toda nuestra vida y mentalidad. Puedes fijarte sino en el habito de ver peliculas. El hecho de tener tantas a nuestra disposiicion crea una serie de elementos negativos: como la incertidumbre y la indecision que provoca tener tanta oferta, o el hecho de que siempre se vean peliculas preseleccionadas por nosotros mismos. lo cual provoca que no veamos otras peliculas que nos podrian gustar pero que a priori no nos atraen. (cuando veiamos las pelis por la TV nos tocaba ver la que ponian, y de esta forma veiamos grandes peliculas que de otro modo no hubiesemos visto por eleccion propia).
    Que no se me malentienda, Internet tiene cosas maravillosas (yo no podria pagar ni siendo rico todos los discos que escucho, ademas de que en este mercado no tendria acceso a ello) pero hay un reverso oscuro en esas cosas maravillosas. Y pasa precisamente lo que dice Carr, todo se vuelve mas superficial, importa la primera impresion, la estetica, no lo profundo, no el contenido realmente.
    Por no hablar de Facebooks y tuentis...
  • Bergante
    Reconozco que el teclado que utilizamos para nuestra conexión a Internet agiliza nuestra prosa. La hace mas dinámica y concisa. En mi caso particular, amo la síntesis, porque reconozco que actualmente las personas no tienen tiempo para leer. No creo que Internet nos cambie las mentes. Y mucho menos que las frivolice. Al contrario, tenemos a nuestro alcance multitud de obras de pensadores, filósofos,poetas, narradores, etc. que nos nutren cada día y nos embellecen nuestro invisible ser.
  • Hero of Time
    Por cierto, sois conscientes de cuanto tiempo roba internet? horas y horas al dia. Hablo por mi, pero por lo que he visto y veo, le pasa a muchisima gente.
    Por ejemplo, esta mañana me podria haber terminado el libro de Ortega y Gasset que estoy leyendo, pero he perdido como dos horas y pico en inet, y no he hecho mucho mas ke leer noticias. Es impresionante la de tiempo que pierde la gente en inet, es la ostia cuando "estoy" con mis tres compañeras piso en el salon y estamos los 4 con el portatil! Y eso que yo me intento limitar el estar en inet, pero hay veces que me doy cuenta de que solo estoy delante de la pantalla buscando algo que hacer o buscar en inet, sin tener nada que hacer realmente en inet. Tengo (y tenemos) internet como el fin y no como el medio, que es lo que deberia ser. Yo me reconozco enganchado a inet, no estoy mas de 4 horas al dia delante de la pantalla, pero tengo el mono, el habito interiorizado, y se que como yo hay muchisimos, otra cosa es que lo reconozcan.
    Tenia pensado leer el libro despues de comer, y mirad donde estoy...
  • Hero of Time
    #12 si digo que no lo entiendes es porque a la gente le cuesta aceptar o razonar sobre cosas que le afectan personalmente. Vamos, que una persona que utiliza habitualmente internet sera muy reacia a aceptar una teoria sobre que internet atonta a la gente. aunque la teoria en cuestión establezca verdades como puños.
  • adamwest
    Pero zopencos siempre ha habido y siempre los habrá, internet no mejora la situación, solo cambia el paradigma. Eso si, multiplica la oferta y elimina las trabas de acceso. Es cierto lo que comentas de las 'horas muertas', a mi también me pasa, pero... ¿No es eso simple vagancia, y esas mismas horas las pasábamos antes haciendo zapping entre canales de TV que solo ofrecen bazofia? Por otra parte, me compensa esas horas muertas el poder faltar un dia a clase, o no enterarme bien de lo que explicó el profesor, y luego acceder a la red para enterarme perfectamente. ¿Que no dificulta la comprensión dice el autor? ¿Seguro? Yo he estudiado también en la época 'pre-internet' y puedo dar fe que la diferencia es notable. Si no te habías enterado en clase lo que era la matriz hessiana, tenías que preguntarle al profesor al dia siguiente, y él te podía contestar con toda su jeta -y toda su razón- que lo explicó ayer y no es su problema si no estabas atento. Eso es un avance. Igualmente, he oido a grupos y he visto películas que me han encantado, y antes quizá no me hubiese acercado a ellos bien por desconocer su existencia o bien por no haberme atrevido a gastarme cierto dinero en oir o ver algo que no sabia a ciencia cierta si me iba a gustar. Como bien dicen más arriba, internet es una herramienta, muy poderosa además, y sus ventajas o inconvenientes derivarán del uso que se haga de ellas. Ese énfasis en satanizar o menospreciar la red, o sacar a relucir supuestas deficiencias, me parece todo un ejercicio de dogmatismo, prejuicio e ignorancia por parte del escritor del libro. Por otra parte entiendo lo que me expresas, y es un pequeño 'precio a pagar'. Por tanto, voy a ser coherente, chapar el ordenador y ponerme a estudiar para mi examen de mañana.
  • adamwest
    #20 De acuerdo, pero en el caso que nos atañe entiendo perfectamente cuales son los axiomas en los que se basa la teoría de este señor, y me parece demagógico por basarse en la actitud de una muestra de la población, lo cual a mi entender no es extensible ni extrapolable al conjunto total de internautas. Eso por un lado. Por otro ¿Se habla en algun momento de cual era el contenido de los textos? ¿Y de los intereses de los participantes en la prueba? Vamos, que si a mi me ponen un texto sobre el punto de cruz, o los hábitos del estornino, probablemente lo lea con mucho menos interés que si el texto versa sobre cualquier tema que si me interese.
    Yo lo único que digo es que promulgar así de forma gratuita que internet atonta a la gente es una falacia, y como ejemplo me pongo a mi mismo, que gracias a internet he devorado libros, cine y música con crecimiento exponencial, además de servirme de una utilísima fuente de información para mis hobbys, mi trabajo o mis estudios.
    Internet es como la gran biblioteca de Alejandría, con el inconveniente que en los estantes, entre interesantísimos tratados, encontramos revistas del corazón o prensa amarilla. Decir que internet envilece porque mucha población se entretiene mal leyendo esa información inservible es una falacia. Desde que nos bajamos del árbol, las grandes masas no se han caracterizado precisamente por su erudición y criterio a la hora de elegir saber o contenidos.
  • Tomás
    #23VotaVotaDenunciar
    0iTomás30-01-2011 16:34
    Todas las tecnologías convierten al ser humano en una especie de máquina, es cierto que tienen ventajas de eficiencia, ¿pero de verdad que estas afectan a la felicidad de la persona?
    Yo lo peor que veo del ordenador y de la televisión es que han convertido a mucha gente en seres insociables, como los abuelos que estan todo el día viendo series en la TV.
    A Internet yo le veo un componente siniestro que no tienen otras tecnologías, es la capacidad que tiene para invadir la privacidad de las personas, esto a nivel de un hacker es peligroso, pero cuando lo haga un Estado en serio (que lo hará) sera un peligro salvaje al que no se si sobrevivirá la individualidad.
    Por otra parte es completamente cierto que para alguien que lo sepa utlizar, Internet puede ser de una gran utilidad. Pero hay muy poca gente que le de una buena utilidad, y aun dándosela, tal y como he dicho antes, no supone la felicidad. Cuando digo esto me vienen a la mente una imagen que he visto en mi vida, en una salían unos hindúes delgados y demacrados sonriendo y dando lo poco que tienen al visitante. Esa imagen para mi es la prueba de que el positivismo no nos ha traido la felicidad (nunca había habido más depresiones y suicidios como ahora), nos ha traido una deshumanización de nuestras relaciones sociales y económicas y un riesgo creciente de terminar con nuestro planeta.
    Bueno y ahora a estudiar, que esta semana tengo todos los exámenes.
  • autocensura2
    Si se lo que voy a buscar por Internet y entiendo como buscarlo no tengo ningún problema para encontrar la información y entenderla claramente. De hecho es mucho mas fácil que antes, puedo tener la información necesaria en cualquier momento y a cualquier hora. La falta de concentración realmente viene de nuestra adicción al movimiento y al cambio constante que ya experimentábamos con la tele y los múltiples planos en secuencia, el zapping, las prisas..
  • Luce
    #25VotaVotaDenunciar
    0iLuce30-01-2011 20:49
    Lo que veo es un lío tremendo. Lo primero que habría que hacer es definir Internet, la cual es una red que intercambia datos en ambas direcciones. Otra cosa son las aplicaciones sobre ellas, que ya pueden ser juzgadas, pero Internet es la que une las bases de datos para que desde un punto lejano se pueda sacar información, la que enlaza dos programas para que se comuniquen a tiempo real.
    Pero mucha gente habla de Internet para referirse a las redes sociales, foros, chats, etc. Lo cual es un tremendo error. De la misma manera que hacer la relacion que ha hecho adamwest #11 sobre la música, es errónea. Escuchar música en el coche en un soporte óptico no tiene nada que ver con escuchar música en "Internet" u "online" (que sería más correcto). Escuchar un CD en el reproductor del coche es éso, otra cosa es como lo consigas, pero no es lo mismo que un podcast, radio online o spotify, donde la escucha es dinámica y pueden crear una secuencia de canciones totalmente diferente, en el CD está lo que está y no hay más.
    Pero lo que el autor del libro crítica es ese uso exagerado que la mayoría hacen del ordenador y la red. Es innegable que cada vez la gente pasa más tiempo mirando facebook, msn o foros, en los cuales realiza su necesidad de socializar. Eso convierte a las nuevas generaciones en seres más introvertidos, para todos es más fácil hablar en el ordenador que cara a cara, cualquiera puede insultar sin temor a la reacción de la otra persona.
    También es innegable que afecta al uso del lenguaje. Nadie escribe una página web con adornos y muchas explicaciones, se hace de forma directa y corta, inevitablemente eso produce un efecto en la gente, que cada vez es menos capaz de expresarse con las palabras. Obviamente, cuando se habla de estos fenómenos se hace refiriéndose a una mayoría de la población la cual no es aficionada a la literatura, a la música no comercial y al arte en general.
    Creo que el problema de este libro y de toda la gente que quiere hablar de estos temas, es que no expresan con claridad lo que critican. Bajarse una serie de Internet y verla a efectos prácticos es lo mismo.
  • Pepe De Pinarejo
    ¡Vamos hombre no me jodas! ¿que clase de tonterias son estas?., Hay que tener en cuenta que la Informatica en general e Internet en particular están hacieno en este mundo lo mismo que hizo en su día la Imprenta.
    Todo esto es un poder de información que esta beneficiando a las clases más bajas y humildes.
    Antes de que Battenber inventase la Imprenta, eran muy pocas las personas que sabian leer y escribir y normalmente eran religiosos o gente pudiente. Ahora con Internet esta pasando lo mismo que con la Imprenta.: La gente más humilde esta haciendo uso de esta tecnologia de la información, y compara las opiniones de todo el mundo.
    Y para muestra., lo que esta pasando estos días en los paises Arabes de religión Musulmana.
    Toda esta gente esta harta de que les tomen por idiotas y probablemente sera gracias a Internet.
    Seamos realistas.: la gente humilde tambien sabe pensar y elegir lo mejor.
  • 1Qalkiera
    Internet ha cambiado la concepción de la cultura, pero yo no veo nada malo en ello. En la antigua Grecia se llamó a Eurípides (uno de los tres grandes dramaturgos) estúpido porque tenía una biblioteca, algo propio de una persona sin capacidad memorística, en una época donde casi cualquier mindundi sabía de memorieta la Ilíada y la Odisea (epopeyas compuestas por miles y miles de versos con un lenguaje que era incluso difícil de comprender para los griegos de entonces). Sin embargo siglos después cualquier persona de cultura debía de tenerla. No digamos ya lo que supuso la invención de la imprenta que provocó una avalancha de publicaciones no siempre bienvenidas. Con Internet esa cantidad se multiplica cada año por millones.
    La inteligencia ahora no se basa en memorizar fechas, datos, etc. Si no en saber distinguir y seleccionar la información que nos interesa. Ya no es lo intelectualmente deseable lo que leemos, vemos o analizamos, sino lo íntegramente relevante en función de nuestros gustos, inquietudes e investigaciones.
    Creo que la gente que piensa que Internet les ha hecho más tontos es muy obtusa y cerrada de mente, quizás les haya hecho más tontos a ellos porque no han sabido adaptarse. El concepto de cultura e inteligencia ha variado desde el principio de la humanidad. ¿No han sido las imágenes una gran ayuda en el estudio y la comprensión de cientos de materias - arte, geografía, geología, biología, medicina, arqueología,...-? ¿No nos han dado los vídeos una idea más clara de cosas - fenómenos atmosféricos, catástrofes, procesos naturales, etc.- que no tendríamos sin ellos? ¿No han sido los métodos audiovisuales o las actividades interactivas esenciales en el estudio de idiomas, o en el tratamiento de personas con problemas de aprendizaje?
    Y en cuanto a aquellos que critican que cada vez nos volvemos más insociables con Internet, pues también depende. Hay gente que gracias a Internet ha podido conocer a mucha gente con la que compartir sus aficiones, o que ha encontrado a amigos con los que había perdido el contacto, o que mantiene contacto con amigos lejanos gracias a la red. Que hay gente que se encierra en su face, su e-mail, su blog, su fotolog, su vlog, su Second Life, etc. pues sí. Pero también hay gente que se encierra en su casa sin salir, ni ver, ni hablar con nadie y eso no significa que las casas sean malas y que tendríamos que vivir en la calle todos, ¿o no?.
    Que piensen los que maldicen a Internet y lo ven como una amenaza, que ellos no estarían discutiendo estas ideas e intercambiando sus pareceres en este artículo si no existiera Internet. Y los trolls en Internet son los abusones en la vida real que desgraciadamente existieron, existen y existirán.
    Internet no es malo, ni bueno. Es una herramienta más (maravillosa por cierto) a la que hay que saber sacarle partido y adaptarse.
  • angeles g
    No estoy de acuerdo con Nicholas Carr, cuando se inventó el cuchillo para matar, se inventó el bisturí para curar, internet es ambivalente, depende el uso que se haga de ella y el que permitan los poderosos, si pueden restringirán la información,Es cierto que puede servir para alienar pero también para movilizarse. En cuanto a los efectos negativos que cause en el cerebro, puede que existan, pero probablemente los tendrá positivos también. Siempre se teme lo nuevo, cuando apareció el ferrocarril, un médico comentó que no iba a ser sano para un organismo humano avanzar a 30 kms/h,
  • alfonsojaramillo
    Leí 28 comentarios de gentes que viven a miles de kilómetros de mi hogar. Pudieron escribirlos en 36 idiomas distintos y yo haberlos entendido gracias al traductor de mi google crome, pude haber estudiado la biografía del autor, pude no haber leído el artículo y los comentarios sino pedirle al computador que los leyese. El artículo solo tiene la cuarta parte del tamaño de los comentarios y son más interesantes los comentarios que el pésimo resumen de la obra que nos ofreció el periodista...Pude conseguir el libro en Amazón para leerlo y dar mis comentarios informados. Todo eso pude haberlo hecho gracias a la web.
    Antes, ni me hubiera enterado que el libro salió, qué opinaban mis mejor razonados contertulios, ni qué diatribas van a recibir mis comentarios (que ahora puedo recibir en mi correo)
    Mi cerebro si está cambiando !Claro! Hoy me lo iluminan un montón de amigos que no he podido conocer personalmente, pero a los que agradezco todos los días por su agradable compañía y de los que no me tengo que quejar, como sí lo hago de todos los amigos de mi cuadra que me invitan a tomar cerveza y hablar de las hembras que nunca nos hemos comido.
    ...Pensar que esto también les está ocurriendo a gentes de Africa y Oceanía a quienes les llegó a su casa (por vez primera) Así Habló Zaratustra. Imaginen la ofensa que ello produjo al ayatolah de su barrio.
    !Un abrazote y sigan así de pensadotes!
  • EcoraP
    #30VotaVotaDenunciar
    0iEcoraP31-01-2011 06:06
    Hoy en día la ignorancia toma la forma de sobreabundancia de información banal y desvinculada de nuestros intereses reales. Pero creo que esto se da sobre todo en la televisión. Una cosa que no se menciona en el artículo es que en Internet se participa en la cultura, no sólo se "adquiere" esta, y eso no sólo estimula el intelecto sino que faculta la reflexión, y la exige al tener que hacernos responsables en alguna medida de nuestra participación. Hoy en día se lee y se escribe más que nunca. (También se venden más libros que nunca). La cultura y la "acción cultural" ya no son exclusivas de una élite. Cada cual puede crecer culturalmente porque puede elegir mejor su propio camino y desde su propio nivel, (aunque eso suponga visualizar que no todos somos Nietzsche). Seremos cada vez más selectivos, esa es la clave, no sólo en cuanto a intereses personales -que son el camino a seguir pues por algo se dan- sino en cuanto a calidad. De hecho creo que me han sobrado algunos párrafos de este artículo que ya suenan a tópicos, (a pesar de que no he tenido problema en leerlo entero).



    Internet está cambiando las mentes

    Investigación. El libro 'Superficiales', de Nicholas Carr, defiende que la tecnología promueve la lectura frívola, aunque otros expertos lo niegan

    MIGUEL ÁNGEL CRIADO ALMERÍA 30/01/2011 09:00 Actualizado: 30/01/2011